Lo que el agua no se pudo llevar: Corpoica en el sur del Atlántico

17/02/2014
Lo_que_el_agua_no_se_pudo_llevar-_Corpoica_sur_Atlantico.png

A mediados de 2011, la situación en Colombia y en especial para el sector agropecuario, era caótica. El fenómeno climático conocido como “La Niña”, fue uno de los episodios invernales más severos en la historia reciente del país. Según datos compilados por la Dirección de Gestión del Riesgo y la Presidencia de la Republica, las lluvias e inundaciones cubrieron en 12 meses cerca del 60% del territorio colombiano y dejaron a su paso más de 2.4 millones de personas damnificadas, 323 muertos, 312 heridos y 7.450 viviendas destruidas en 710 municipios de 28 departamentos.

Eudaldo Fonseca, productor de Candelaria, sur del Atlántico, comentó: “Con la inundación lo perdí todo: mi casa, mi ganado, mi salud y los ánimos para trabajar. Cabezas de $1.600.000 las tuve que vender en $500 mil. Hoy por el contrario, la situación es diferente, me sembraron leucaena y está bastante alta, es buen alimento para el ganado, además, no conocía el sistema de cercas eléctricas y eso ayuda porque mantiene seguros a los animales. Ahora en este verano mis 14 vacas son capaces de producir 60 litros de leche”. Antes de las inundaciones el promedio de producción era de 38 litros al año con el mismo número de animales.

Eudaldo es uno de los 647 beneficiarios del programa Ola Invernal que lidera el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de la mano con la Gobernación del Atlántico, Colombia Humanitaria y la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica). Él recibió capacitación e implementación de los sistemas silvopastoriles (SSP) que buscan recuperar los suelos degradados por la inundación con la siembra de especies de pastos que recuperen la capacidad de los pequeños productores de leche de tener una calidad de vida óptima y unos ingresos competitivos en el mercado de la región.

A través de 7 módulos productivos Corpoica realiza transferencia de tecnología en 6 municipios: Repelón, Campo de la Cruz, Suán, Manatí, Santa Lucía y Candelaria. En ganadería se han establecido hasta ahora 2.230 hectáreas de sistemas silvopastoriles de las 3.000 hectáreas planificadas.

Robinson Yance, productor de Candelaria, representante de la Asociación de Productores Agrícolas y Ganaderos del Atlántico (Asopragán) y quien participó de las capacitaciones que se realizaron a finales del año anterior reconoció la labor de Corpoica en la zona devastada por las aguas: “Este modelo SSP es exitoso, los productores de los municipios del sur del Atlántico están ahora instalando las cercas eléctricas con el sistema de potreros rotativos y cuidando que otros animales se acerquen y dañen estos espacios. Ahora con el fuerte verano que estamos atravesando, los pastos se mantienen firmes. El color verde depende si la zona es alta o baja, pero en las zonas altas donde el intenso calor tienen a amarillear la leucaena, apenas regresen las lluvias volverán a reverdecer”.

El convenio se prorrogó hasta el 31 de julio de 2014, esperando dejar sentada una base sólida que permita sostener en el tiempo todos los proyectos productivos de los campesinos que un día perdieron todo, menos la esperanza.

Félix Sierra, un productor de Manatí, es otra historia de vida, de aquellas que después de una tempestad, se convierten en una calma llena de prosperidad: “A mí me sembraron leucaena el año pasado y ahora está altísima, también me ayudaron con las cercas eléctricas para resguardar el ganado. Yo antes con 22 vacas producía 100 litros de leche diarios y ahora hago 130-135 litros lo cual representa para mí una gran ganancia.” Félix conoce a Manuel Polo; juntos han recorrido un camino de desolación, que hoy con una sonrisa cómplice, se convierte en un sendero verde donde los resultados hablan por sí solos: “El verano hoy está fuerte, pero el pasto sigue verde. Yo con 7 cabezas productoras hacía 35-40 litros de leche antes de las nuevas pasturas,
ahora todo es mejor porque las mismas vacas me producen hasta 68 litros”, cuenta emocionado don Manuel, quien ya no se asusta cuando los nubarrones se posan sobre suelo atlanticense.

Corpoica mantiene entonces su compromiso de entregar soluciones tecnológicas que contribuyan a mejorar la condición de vida de los productores colombianos, y su capacidad de reacción ante la variabilidad climática y las condiciones que impone el mercado.

Mayor información:

Mauricio Lengua M.
Coordinador Nacional de Divulgación y Prensa
Corpoica
311 2226540

mlengua@corpoica.org.co

Más Noticias

Micro sites