Como un ave Fénix

Portafolio, 31 de enero de 2018

Corpoica logró, en poco tiempo, pasar de ser irrelevante a convertirse en una entidad clave para el agro colombiano.

Entre el 2012 y el 2013, Corpoica –con capacidades y recursos menores a los actuales–, se propuso recuperar la confianza del sector agropecuario y demostrar su relevancia para contribuir a mejorar la competitividad de los productores agropecuarios de Colombia. La principal estrategia fue estructurar una agenda quinquenal 2013 -2017 de investigación y transferencia de tecnología, que le entregara valor al sector y nos reconectara con el mundo de la ciencia y tecnología, con las instituciones agropecuarias y con los territorios.

Al mirar este esfuerzo en retrospectiva, se puede decir que logramos buena parte de nuestros objetivos. Hoy, Corpoica cuenta con un recurso humano talentoso, una mejor infraestructura y con una buena gobernanza, políticas y procesos que producen resultados importantes de manera permanente y sistemática. Al cierre de la agenda quinquenal, vale la pena compartir algunos de los resultados de Corpoica alcanzados en el 2017.

Corpoica cuenta con 806 empleados, desde tecnólogos hasta doctorados, que integran nuestras siete redes de innovación, las cuales su función es producir y transferir nuevas ofertas tecnológicas para los sistemas productivos de cacao, cultivos transitorios y permanentes, frutales, ganadería, hortalizas, y raíces y tubérculos. Además, 139 investigadores con formación doctoral y 196 con maestría lideran las iniciativas de las redes y responden por sus resultados. En el 2017, los investigadores de estas redes registraron 199 artículos científicos en revistas indexadas, (34% más que en el 2016), 15 nuevos materiales de siembra en el registro nacional de cultivares, 20 nuevos software y sistemas expertos, 16 manuales y cartillas y 4 modelos productivos, entre otros.

Durante el año se realizaron los lanzamientos de nuevos materiales de siembra, que comienzan a ser adoptados por los productores: dos clones de cacao, dos variedades de guayaba para la industria, una papa criolla y tres variedades de yuca, que complementan y diversifican un amplio portafolio de semillas con las que hoy cuenta Corpoica. El año cerró con dos bioplaguicidas y dos biofertilizantes modernos, disponibles para los productores, y el licenciamiento de una tecnología de biocontrol del gusano cogollero del maíz a una firma global, que lo producirá para los agricultores colombianos y nos pagará regalías por su venta en otros países.

Para apalancar la difusión del conocimiento y la nueva oferta tecnológica generada, entregamos en el 2017 –en alianza con la Biblioteca Nacional– 7.496 publicaciones impresas de Corpoica a 2.131 instituciones. Y a nuestra Biblioteca Agropecuaria de Colombia (BAC) ingresaron en el año 17.844 usuarios que hicieron 232.356 visualizaciones de los 2.327 documentos digitales de Corpoica disponibles en línea. 
También realizamos 1.081 eventos de transferencia de tecnología, en los que capacitamos 32.884 personas, de los cuales nos complace que 1.674 hayan sido suboficiales del Ejército Nacional que se capacitaron en nuestros centros de investigación.

Incursionamos, finalmente, en el mundo de las ‘apps’ y subimos a las tiendas de Apple y Android una versión de prueba de Dr. Agro®, una aplicación que permite la identificación en el campo de plagas y enfermedades de caucho, mango, papa y tomate (por el momento), y que marca un nuevo hito en nuestros canales de vinculación de conocimientos.

Los resultados de investigación alimentan un proceso riguroso de entrega de nueva oferta tecnológica para el agro. Corpoica logró, en poco tiempo, pasar de ser irrelevante a convertirse en una entidad clave para el agro colombiano. Como un ave Fénix.

Ver columna original en Portafolio.com

Juan Lucas Restrepo Ibiza

Director Ejecutivo

Corpoica

@jlucasrestrepo

Micro sites