Camilo Rubén
Beltrán Acosta

Perfil

Biólogo de la Universidad Nacional de Colombia, Magíster en Ciencias Biológicas con énfasis en Biotecnología Vegetal de la Pontifica Universidad Javeriana, con experiencia en las áreas de Fitopatología, Control Biológico, Manejo Integrado de Enfermedades, Biología y Biotecnología Vegetal. Desde 2002, vinculado al grupo de Fitopatología del Laboratorio de Control Biológico del C.I. Tibaitatá. Entre los años 2004 a 2012, Curador de la colección de mohos de la colección de Bancos de Germoplasma de Microorganismos con Interés en Control Biológico de Corpoica. Integrante desde 2005 del Grupo de investigación: Control Biológico de Plagas Agrícolas. Con experiencia en gestión, ejecución y evaluación de proyectos de investigación. Con alto sentido de responsabilidad y servicio. Dispuesto a gestionar, formular, evaluar y ejecutar proyectos multidisciplinarios en al área agrícola.

Formación Académica

  • Pregrado: Biólogo

  • Maestría: Ciencias Biológicas

Área Temática:

Manejo Fitosanitario, Salud y Bienestar Animal

Publicaciones

  • SMITH MAY, A; BELTRÁN ACOSTA, C; KUSUNOKI, M; COTES PRADO, A. M.; MOTOHASHI, K; KONDO T; DEGUCHI, M. 2013. Diversity of soil-dwelling Trichoderma in Colombia and their potential as biocontrol agents against the phytopathogenic fungus Sclerotinia sclerotiorum (Lib.) de Bary. Japón Journal Of General Plant Pathology. 79(1). p. 74 – 85.
  • COTES PRADO, A. M.; SASTOQUE, L; RADA, L; BELTRÁN ACOSTA, C; GONZÁLEZ, C; OSORIO D; CEPERO de GARCÍA, M. C. 2012. Evaluation of naturally occurring Pseudomonas spp. and a biopesticide based on Trichoderma koningiopsis as potential biological control agents of Olpidium virulentus in Fique. IOBC-WPRS Bulletin.  v.78. p. 135 – 139.
  • BELTRÁN ACOSTA, C; MORENO, C; BLANCO, P; VILLAMIZAR, L; COTES PRADO, A. M. 2012. Biological control of Rhizoctonia solani and growth promotion activity of Trichoderma koningiopsis Th003 and Trichoderma asperellum Th034 formulations in potato (Solanum tuberosum). IOBC-WPRS Bulletin. v.78. p. 223 – 227.

Micro sites